Se encuentra usted aquí

Maestras educadoras dejan huella en sus alumnos

En el Día de la Educadora, entrevistamos a la maestra María de los Ángeles Acevedo Manjares, docente del Cendi Watsé del municipio de Tlaltizapan, el cual atiente a 50 niñas y niños migrantes hijos de cañeros. Le preguntamos ¿cuál es su experiencia como educadora?

La maestra  Acevedo Manjares, refirió “que el trabajo en ocasiones es triste y doloroso por el estado de precariedad con el que llegan los niños. Durante sus 25 años de servicio las niñas y los niños la han motivado para sacar lo mejor de ella. Pero verlos jugar, sonreír, sobre todo, como aprenden a cantar y a convivir con sus compañeros, como se maravillan con lo que van aprendiendo es muy satisfactorio. Lamenta que cendis como el que atiende a los niños migrantes no cuentan con las condiciones suficientes para brindarles una mejor atención, los recursos con los que cuentan son limitados. Pedirles apoyos a los padres de familia, simplemente, no es posible porque apenas ganan para sobrevivir. Por lo demás me gusta mi profesión, educar es mi vida…”

La educadora María de los Ángeles, felicita a sus compañeras y reconoce que se festeje el “Día de las Educadoras” porque el trabajo que hacen sus compañeras es extraordinario, además de tener vocación se requiere de mucha paciencia y amor para educar a los niños.

 

Tema(s):